Etiqueta: Blog

Hola

Hola

Hola

Cuando una llega a casa con ganas de ordenar, mejor aprovechar la tirada. Y es que esto no ocurre a menudo. Y cuando una llega a casa con ganas de ordenar y el compartidor de piso no está, entonces una sube el volumen, se pone una cerveza – bueno, espera un ratito que el vaso va al congelador – y ya. Qué esperabas.

Cada cosa tiene su sitio. A ti te toca colgado en una percha. Y a ti (a vosotros) en el congelador. Pero mejor de dos en dos para que no os aburrais. Cada cosa tiene su sitio. Vosotros a girar, girar, que luego ya saldréis a bailar al ritmo del ventilador del mundo. Y cuando salgáis me preguntaré «a dónde van a parar las parejas de los calcetines».

Y de repente suena With Or Without You y una se pone a bailar con el calcetín fresquito que huele a seda de Pekin o por ahí. Y corre y pone el transistor un poquito más alto. No de altura… de volumen, digo. Y ya que lo pone más alto, le da para atrás y vuelta a empezar. Un poquito más alto otra vez.

Y manda un mensaje, uno de esos con foto. «A ver si adivinais quiénes son», escribe. Do you wonder why I prefer to be alone? Have I really Lost Control? Es bueno decir que se quiere de vez en cuando.

And I feel like I knew you before le recuerda a anoche, cuando fue izada por las nubes por encima de las vallas de seguridad y los de atrás, lejos de enfadarse, se carcajearon por la falta de agilidad de una. Una dice «¡lo siento!» y se ríe. Se ha saltado la cola, ya está casi dentro. Cada cosa tiene su sitio.

Lo siento, dice el izador, por mi fallido intento de elevador al estilo bombero. ¡¿Lo siento tú?! ¡Lo siento yo! Y mejor practicamos para la próxima vez. Una sonrisa se escapa, otra, otra vez.

Wiiiiild Hooorssseeeesssss… Otros recuerdos, sin mensaje esta vez. Ni que se gastaran… No hay mensaje, pero hay memorando, del lat. memorandum, cosa que debe recordarse.

Y cuando una empieza a teclear en su mente y se acuerda de Cuaderno Bebitacora, mejor aprovechar la tirada.

Cada cosa tiene su sitio.

 

All the dreams we held so close

Seemed to all go up in smoke

Let me whisper in your ear

Angie, Angie…


			

Retroalimentación

Retroalimentación
Uno inevitablemente se pregunta si alguien estará leyendo su blog…,

…y un buen día en una reunión familiar un primo le dice que le hizo reir lo del cambio de dinero, un amigo deja un comentario diciendo que le gusta mucho el homenaje a REM, una amiga, durante una conversación telefónica, le incita a continuar «escribiendo así de bien» o, más difícil todavía, ¡se encuentra con la contestación de los aludidos en uno de los posts!

Todos los casos me animan y me hacen mucha ilusión, y agradezco que estéis ahí a pesar de que escribo tan poco.

¡La retroalimentación es muy importante! No puedo negarlo. Es muy gratificante saber que a alguien le gusta cómo escribes, que le haces reir o que le interesa lo que cuentas. ¡Pero también se da a la inversa! Tengo presentes vuestras ideas, recomendaciones, sugerencias… Como aquella vez que una amiga me dijo cómo le molestaba que le saltara la música al abrir mi blog -lo configuré para que se oiga sólo si se da al play-, o aquellos tantos que me habéis dicho que no podéis publicar comentarios -esto aún no he averiguado por qué es; sé quién diría que cambie de navegador, que el Internet Explorer es una mierda… pero mi hermana no utiliza el Explorer…-.

Y bueno, como dirían mis amigos de por ahí arriba, sin más. Que se agradece que andéis por la retaguardia ;)

Un abrazo a tod@s :)

Loading...
X