Etiqueta: Directo

The Bee´s Mouth

The Bee´s Mouth

Desde que estoy en Brighton he pasado muchas veces delante de The Bee´s Mouth y nunca se me habría ocurrido entrar. Por las luces de neón, supongo, que no son muy británicas…

The Bee´s Mouth

Hace unos días me lo propuso una amiga y, al ver que tienen música en directo, me animé. Fuimos esta noche y lo que me encontré superaba con creces mis expectativas. Así que aquí estoy ahora, tomándome mi copita de vino -he descubierto unas botellitas bi-dosis de un vino Australiano muy rico. Las hay de Campo Viejo, pero su sabor se parece sospechosamente a un tal Don algo…-. ¡A lo que voy!

Lo primero, el lugar. Uno de esos en los que entras y te sientes bien, ¿no te pasa? No sé si por el ambiente, la decoración, la música… o todo junto quizá. Pero buen rollo. Me gustó el pub.

Tres plantas. La primera, una intermedia que viene a ser una especie de apartado, y la planta baja donde fue el concierto. Era bastante pequeño, la gente sentada en el suelo pegada a los músicos. Era muy familiar, de hecho era como un concierto improvisado en el salón de casa con el nieto, el amigo del nieto y su primo tocando, y la abuela al fondo haciendo punto -con todo el cariño-. Muy entrañable.

The Bee´s Mouth

Lo segundo que me gustó fue el rato tan agradable que pasé escuchando tres bandas de la zona en directo.

WOODLAND BLUE

Woodland Blue, The Bee´s Mouth, Brighton

Woodland Blue son tres chavales de Cornwall, al sudoeste de Inglaterra, y de Brighton al sur, donde vivo. Y qué mejor manera de describir su música que con una canción, Looking Glass.

TIME FOR T.

Los segundos en tocar fueron Time for T. Se trata de un proyecto liderado por un portugués llamado Tiago y en sus representaciones pueden aparecer hasta seis músicos más: Tiago, Harry, Joshua, Oliver, Martyn, Juan y Raphael. Esta noche actuaron solo Tiago y Juan. El que se oculta tras el micro es Juan:

Time for T., The Bee´s Mouth, Brighton

Ellos mismos definen su genéro como música ‘Alternative to what‘, es decir «Alternativa a qué». Me gusta este término, da que pensar. Por otro lado, alguien los define diciendo ‘Jangly, energetic, cleverly worded songs with a bohemian easiness and enigmatic charm‘. Lo que viene a ser «Canciones ¿campanilleras?, energéticas, de letras inteligentes con una sencillez bohemia y encanto enigmático». Algo así…

Te dejo con Tornado.

K.A.T.E.

La banda estelar -por ser los últimos, por su diversidad, porque a algunos les gustará más… pero no porque las dos anteriores formaciones dejen que desear- fue K.A.T.E.

K.A.T.E., The Bee´s Mouth, Brighton

La banda está formada por tres chicos -Kevin Murphy, Andrew Stuart-Buttle y Tom Anderson- y una chica -Ellie Ford-. Hoy sólo tocaron dos de los chicos y la chica. He de decir que me fascinaron. Escucharles era como dejarse mecer por las olas en medio de un océano de aguas tranquilas en un día de cálida primavera. Muy cursi, ya, pero describe casi, casi la sensación: agradable, relajante, confortante… Se definen en su Facebook como ‘4 Songwriters join forces to make one being‘, en cristiano «Cuatro cantautores aúnan fuerzas para formar un ser». Empecé fascinándome mientras se preparaban viendo a la chica poniendo a punto su arpa:

K.A.T.E., The Bee´s Mouth, Brighton

Seguí fascinándome, además de con la música, con su habilidad para tocar varios instrumentos y la facilidad que tenían de cambiarse de uno a otro. Sin ir más lejos, Ellie (la chica) tocó el arpa, la guitarra, el piano y cantó estupendamente. Para ser sincera, he de decir que además de la fascinación me quedé con una sensación de admiración y un amargo regusto de envidia no sana, sino cochina.

K.A.T.E., The Bee´s Mouth, Brighton

En el momento de esta foto Ellie estaba tras el piano y el chaval de la derecha se había pasado de tocar el piano y el violín, a tocar la guitarra.

Te dejo con Take me to Shore.

Que lo disfrutes tanto como yo…

No dejes para mañana…

Cada día me doy más cuenta de que no hay que posponer aquello que se desea hacer.

Una de las bandas que me hubiera gustado ver en directo es R.E.M. Ahora he llegado tarde a la cita y no han esperado por mi. La banda anuncia su separación. En un comunicado el día 21 de septiembre en su página web, Michel Stipe dice que «la habilidad de estar en una fiesta es saber cuándo marcharse». Cuánta razón tiene, pero qué pena me da.

Bueno, me quedo con su música. Como despedida publican R.E.M., PART LIES, PART HEART, PART TRUTH, PART GARBAGE, 1982 – 2011, una retrospectiva de sus 31 años de carrera con 40 temas, 3 de ellos inéditos. Uno de los temas, que de momento sólo puede oirse en Rolling Stone, con su título We all go back to where we belong describe lo que sabemos, que todos volvemos a donde pertenecemos. Para mi que ellos pertenecen a los escenarios y a la música, pero bueno, si se empeñan…

Rolling Stone publica en su página web un recopilatorio, a criterio suyo, de los 15 mejores vídeos de R.E.M. Se referirán a los videos, sí, porque no son sus 15 mejores canciones -a criterio mío-.

No puedo enumerar todas las que me gustan porque esto se haría larguísimo, pero sí quiero compartir Drive, que sin yo saber el título de la canción me ha acompañado en tantos viajes en coche, a modo repeat. Supongo me hace sentir como a Stipe en el video, en el que una marea de manos le pasean de un lado a otro, flotando…

Esto es algo que hago mucho cuando conduzco sola, disfrutar de un grupo, un disco, una canción, del paisaje, del sentimiento de libertad. Creo que cada grupo que me gusta tiene al menos una canción especial para este tipo de situación. Un día escribiré sobre ellas…

No dejes para mañana

Fue bonito mientras duró. Vuestro Rapid Eye Movement ha sido un visto y no visto. Os dejo con un clásico, Loosing my religion.

Y ya sabes, no dejes para mañana… ;)

I love Rock’n’Roll

Vengo de correr por la playa y, al tercer largo, me ha llamado la atención un grupo de Rock tocando en una terraza pegada a la arena. Me he acercado y ¡ahí que me he quedado escuchando! Era un grupo de tres chavales, prototipo rockanrolero total: melenas p’alante y p’atrás al ritmo de la música, tatuajes y camisetas negras. Un batería y dos guitarras. Quizá uno era bajo (bajista, no bajito…), pero no sé distinguirlo. Tocaban genial, pa’ mi gusto dignos de telonear a Metallica o Guns N’ Roses y no de quedarse en un chiringuito playero tocando cada noche. Pero yo contenta, oye, que si no no les habría descubierto.

Maitetxu, compañera eterna de directos, ¡lo habríamos disfrutado de lo lindo! ;)

Eran guiris. Y el bar también estaba petao de guiris. ¡Qué buen gusto tienen los guiris! Y los camareros… chinos. Aún así, voy a convencer a mis amigos moteros rockanroleros para ir a echarnos una cervecita, a ver si les pillamos tocando otro día. ¿Alguien sabe pedir una cerveza en chino?

U2 II

Ya está, ya ha pasado. Tantos meses esperando, con las entradas bien guardadas para que no se pierdan, dos horas de concierto y ¡ya está! Pero no sólo dos horas de concierto de U2, no, ha habido mucho más. Una compañía inmejorable (gracias, primos), un día por un fresco y soleado Donosti, de pintxos en La cuchara de San Telmo, un descanso (heladito incluido) en unas escaleras del puerto que se hunden en el mar, un paseíto hasta el estadio a lo largo del río y… una hora de los teloneros Interpol mas dos horas de U2. Un despliegue de luz, sonido (bueno, al principio se oía un poco mal, pero lo arreglaron) y color tremendos, para U2 claro está. Los de Interpol disfrutaron de la luz imprescindible, pero valió la pena. Los teloneros buenísimos (es un grupo que he descubierto hace no mucho gracias a los libros de la saga Eclipse), y qué decir de U2. No habían llegado a sus puestos en el escenario ni mucho menos comenzado a cantar, cuando ya empezó a ponérseme la piel de gallina. Os dejo con un momento del concierto, I still haven’t found what I’m looking for.

Loading...
X