Contable o no contable, quizá sea hora de cambiar de profesiónMe pasan tantas cosas raras que me estoy planteando escribir un libro de anécdotas. Eso, o cambiar de profesión. Esta es la más reciente…

Conversación telefónica traducida del inglés con alguien que me llamó ayer por la mañana:

– Eva: ¿Hola?
– Alguien: Hola. ¿Quién eres?
– E: Soy Eva, me acabas de llamar tú.
– A: ¿Eres la limpiadora?
– E: ¡No! ¡Soy la contable!
– A: ¡Ah! ¿Cuánto cobras por sexo?
– E: ¿Perdón? ¿Puede repetir?
– A: Por SEXO. ¡SEXO, SEXO! ¡Cuánto cobras por SEXO!
– E: ¿Qué? Perdón pero creo que está llamando a la persona equivocada.
– A: No, eres tú, reconozco tu voz.
– E: Bueno, ¿quién eres? (A estas alturas pensaba que era algún amigo tomándome el pelo…).
– A: Ya sabes quién soy, hablamos en enero. Te envié mi polla -admitido por la RAE, así que ahí ha ido-.
– E: Perdona no sé quién eres.
– A: Vale, vale, adiós (cabreado…).
– E: Adiós (impactada…).

Juro que el anuncio de trabajo que publiqué era sobre contabilidad. Quizá necesite revisar mi inglés porque igual estoy ofreciendo
algo totalmente diferente sin saberlo :-/

Hasta la próxima anécdota :-)